Nísperos y cereza alicantinas registran un balance “atípico y negativo“

31 mayo 2020

Las adversidades climáticas y el aumento de costes como consecuencia del brote de coronavirus les han jugado una mala pasada a las frutas alicantinas. Tal como ha comunicado Asaja Alicante, ambos factores han afectado a las campañas del níspero en la Marina Baixa y de la cereza de Alicante en la Montaña y Villena, que han registrado un balance “atípico y negativo”.

La organización agraria ha indicado que un tiempo inusual, con muchas lluvias en época de floración y elevadas temperaturas en el proceso de maduración –concretamente valores de más de 30 grados durante cuatro o cinco días de mayo–, han provocado una merma considerable en los volúmenes de producción de estas frutas.

Además, se ha registrado un incremento de alrededor del 20% en los costos de producción por la falta de mano de obra cualificada y la dificultad para desplazarse en vehículos a las explotaciones durante el estado de alarma.

FUENTE: FRESHPLAZA