filtro

Calçots

Calçots

Raíz blanca con hojas verdes y sabor fuerte. Son un tipo de cebolla tierna típica de la región de Cataluña, España. Tienen una apariencia similar a la cebolla tradicional, pero con algunas diferencias físicas distintivas. Los calçots son más alargados y delgados que las cebollas comunes, con tallos largos y verdes que sobresalen de la parte superior

Usos culinarios
Conservación
Calçots
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre

Se denomina calçot a cada uno de los brotes de la cebolla blanca Allium cepa, L. que ya está desarrollada y ha sido replantada en el terreno. Típico de la zona interior de Cataluña donde es muy apreciado y consumido a la brasa acompañado de salsa salvitxada (similar a la salsa romesco) y butifarras.

El descubrimiento del calçot se atribuye a un campesino de Valls de finales del siglo XIX, Xat de Benaiges, que por descuido preparó a la brasa unas cebollas que sobrecalentó. Se quemaron por la parte exterior y, en lugar de tirarlos, peló las capas más externas quemadas, descubriendo que su interior estaba muy tierno y sabroso. A principios del siglo XX los calçots ya se habían convertido en un plato de consumo en días festivos para los habitantes de Valls. A partir de 1946, el calçot empezó a ser más conocido fuera de esta zona, y con el paso del tiempo y su difusión dio lugar a en evento gastronómico celebrado el último domingo de enero en Valls, llamado calçotada.

La zona de producción se extiende por cuatro comarcas de Tarragona, Alt Camp, Baix Camp, Tarragonès y Baix Penedès. En esta zona predomina un clima mediterraneo marítimo con temperaturas suaves y un periodo prolongado sin heladas. Además los suelos son profundos y ricos en materia orgánica, todo ello permite el cultivo de calçots.

Los calçots amparados por la indicación geográfica protegida se pueden distinguir porque están atados de un hilo azul de donde cuelga la etiqueta numerada del productor. Sólo se recogen en la IGP los calçots de la variedad Blanca Grande Tardía de Lérida de categoría primera.

Esta variedad destaca por su dulzura y de cada cebolla se obtienen de 4 a 7 calçots. Éstos son de forma cilíndrica muy dulce y fibrosos, crujientes en boca. La carne es de color blanco. Característico de los calçot es su forma de cultivo, se amontona tierra sobre los brotes que crecen de la cebolla inicial, que se denomina "calçar la terra sobre la planta".